Archivo | Noticias RSS feed for this section

Pon una pelusa en tu vida

12 Sep

Cuando era pequeño, y me refiero a cuando no me levantaba medio metro del suelo, tenía un superpoder. Los superpoderes son tan variados como las personas. Algunas se suben por las paredes, otras llevan la lluvia allí donde van (como te pille verás) y hay quien cada vez que abre la boca sube el pan. Si Thor tenía un martillo, yo tenía… una Mantita.

Linus_Van_Pelt_by_Bele_xb7

Algo así, pero sin chuparme el dedo

Sigue leyendo

Nos vemos en Septiembre

4 Jul

1048742_10151713879010199_280922343_o

El calor aprieta y las nubes se levantan. La primavera pasó de puntillas una vez más, perseguida por un verano que se hizo un poco de rogar y a mí me ha pillado el toro, o más bien las vacaciones.

En un par de días disfrutaré de una semanilla norteña, de hórreo, cachopo, surf (en plan paquete) y verdor. Y luego una pequeña visita de trabajo a Galicia. Y luego… luego apetece un parón en la rutina de la no rutina. Así que me voy a aprovechar estos dos meses para mirar un poco hacia dentro y plantear la nueva temporada.

Ha sido un año de probar cosas nuevas. Muchos han sido los cambios y muchas las sorpresas para bien. Ahora toca organizar y crear un plan para que sea sostenible. Caminantes siempre formó parte de una manera de entender la Psicología, cercana, práctica, creativa, con inteligencia emocional; y anticipo que en Septiembre inauguraré mi gabinete, por decirlo de alguna manera, aunque informalmente ya me he ido ganando la vida con ello desde hace año y medio entre pitos y flautas.

Tiempo de asentar, crear y construir, de sacarle brillo a lo que está en camino. También de disfrutar, que para eso nos lo hemos ganado.

Y muchas gracias por vuestro apoyo! Entre los planes de futuro está incluido el potenciar este área que tantas alegrías me da.

Pasadlo en grande, nos vemos por aquí o por allá, nunca se sabe…

;)

Vacacciones

11 Jun

Ooooh sí, ya están aquí. Se pueden sentir incluso por encima de cielos encapotados y ríos desbordados. Es una sensación a prueba de nubes grises y el FMI. Porque, cuando llegue el momento, esperamos que el sol esté ahí y que nuestro jefe se quede tranquilito y bien lejos de nuestro espacio tiempo. Y, definitivamente, ya queda menos.

Vacaciones. Para unos serán hacer algo realmente interesante, historias que contar por las buenas o por las malas. A otros les bastará con dejar de hacer lo que sea que les quite el sueño por las noches. Hay vacaciones de escape, vacaciones de compromiso, vacaciones que son un premio y vacaciones que son un auténtico castigo. Incluso hay quien ya se planifica las vacaciones de las vacaciones. Too much.

Mirando un poco hacia atrás, dos años, al menos para mí las vacaciones fueron algo más que un descanso.

En 2011 tuve la “suerte” de disponer de un mes y medio de vacaciones, dado que el año anterior sólo me había cogido medio mes. Así que aproveché para pillarme un mes entero, por primera vez en 10 años de vida laboral como creativo publicitario. Hice de todo y me lo pasé de lujo. Desconecté de verdad y me alejé lo suficiente de mi rutina para plantearme seriamente algunas cosas:

¿Cómo era posible que amigos que no estaban de vacaciones estuvieran menos estresados que yo estando de vacaciones? ¿Por qué la idea de volver a un trabajo que se supone divertido me aburría terriblemente? ¿Cómo era posible que me hubiera olvidado tanto de un ocio más sano y más real que la búsqueda de reconocimiento y el postureo típico de los saraos publicitarios? ¿A dónde me conducía un trabajo que se adueñaba de mi tiempo, mis fines de semana y una media de tres horas extra al día?

Y había más, claro. Por fortuna, también hubo respuestas y decidí atreverme a dar un giro a mi carrera profesional, un giro que incluyera más espacio a mi vida personal. Cuando no quieres ser como tus jefes, algo hay. Decidí que mi trabajo era incompatible con la vida que quería vivir. Y en el fondo era yo el que aceptaba las reglas.

Así que llegué de las vacaciones con ganas de jugar a otro juego. Aún con un propósito todavía un tanto difuso, decidí reconectarme con mi carrera de Psicología a través de un master en Coaching, Inteligencia Emocional y PNL. Al fin y al cabo lo había estado aplicando y esas vacaciones me dieron la energía y el convencimiento suficiente para apostar.

Y es que las vacaciones son un excelente momento para conectar con lo que realmente te gusta y quieres de la vida. En la mayoría de los casos, serán sensaciones extrapolables a otros campos y momentos de tu vida. En mi caso, libertad, amistad, diversión, familia, hacer las paces con uno mismo, espacio para la pareja… en definitiva, opciones. Y ganas de ponerme a ello.

Yo tuve la suerte de disponer de un mes para que todo esto se tradujera en algo. Me hubiera resultado difícil en menos tiempo. Como que tardas una semana en desconectar y antes de que te des cuenta ya estás pensando en la vuelta. Y qué rabia el tiempo perdido y empezar las vacaciones con la cabeza en otra parte, ¿eh?

En otros posts, a estas alturas, me estaría despidiendo con alguna pregunta lanzada al aire. Esta vez me gustaría dar una opción para maximizar tu tiempo, para divertirte a la vez que disfrutas de tu espacio para replantearte la nueva temporada sin comeduras de cabeza. Más allá del autobombo, se trata de un taller de Inteligencia Emocional para clarificar objetivos vitales y vivir el presente, que tendrá lugar del 28 al 30 de Junio. En colaboración con Mente Colectiva y cuyo programa puedes ver aquí. Y la conjunción de psicología con creatividad publicitaria han dado lugar a una modesta campañita:

despertar espacio despertar compañía despertar tiempo despertar sol

Un taller para disfrutar las sensaciones de las vacaciones todo el año en vez de un mes diseminado en semanas. No tienen por qué ser cambios de 180º. Tampoco mareos de los 360º. Basta empezar por algo que sea significativo para ti. Huir de las preguntas también te alejará de las respuestas que necesitas.

Independientemente del taller, las vacaciones se disfrutan mucho más si sabes que después te espera un objetivo movilizador que tengas en mente. ¿Lo tienes?

Oferta de trabajo para inocentes

28 Dic

Estamos en el día que estamos y uno busca en los medios aquellas noticias que huelan a muñecote blanco recortado a grande trazos.

Leyendo elpais.es, creí encontrar la candidata del día… pero para mí sorpresa, aún sigo buscando el giro a esta noticia:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/12/27/actualidad/1356626434_653365.html

¡Pagar para trabajar!

Más allá de la repugnancia que puedan suscitarme hechos como estos, amén de perlas que exudan prepotencia (“Si hubiera 20 como yo en España se acabaría el paro”), me quedo con la estrechez de miras de este genio gestor.

Estando de acuerdo en la base de buscar gente con ganas, “preparada, volcada y que luche por esto”, me parece increíble que para demostrarlo haya que pagar 190€. Además de toda la publicidad negativa que esto supone, el creer que el dinero es la mejor alternativa para demostrar el compromiso de los posibles candidatos, transmite unos valores contrarios a lo que se supone un profesional con vocación.

Un profesional con vocación hablará de métodos de enseñanza nuevos y participativos, de programas de formación activa para el profesorado, de la creación de programas basados en valores y principios universales, de una escuela que cree comunidad… Y luego quizá de dinero. Porque un profesional espera cobrar por su trabajo. Vocaciones aparte.

Y este genio gestor zombie pide un tributo a modo de entrada para el puesto. Como si no hubieran otras opciones para demostrar el compromiso ¿Qué tal solicitar propuestas concretas a los candidatos? ¿O que explicaran de una forma creativa lo que esperan de la enseñanza? ¿O incluso un vídeo en el que sus alumnos hablen del profesor?

Reducir las ganas, la motivación y los sueños a dinero me parece algo sucio y mezquino. Un simplismo prepotente fruto de un modelo de gestión más cerca de los gremios del medievo que del S.XXI.

Seguiremos las evoluciones del proceso, a uno le dan ganas de enviar su CV, sí. Pero como coach, para llevar a cabo un programa de cambio integral basado en valores y principios sostenibles con el ser humano.

A %d blogueros les gusta esto: