Tag Archives: las navidades

Magia Real

6 Ene

Casi con el día de Reyes a toro pasado y el envoltorio de las Navidades en el cubo de reciclaje, puedo decir que han sido mejor de lo que me esperaba.

Lo cual no era mucho, cierto. Incluso como coach y trabajadito en lo emocional, soy una de esas personas a la que estas fechas le suelen traer a flor de piel sentimientos de tristeza y melancolía. En muchos momentos tiendo a echar en falta a los amigos que vuelven con sus familias. También echo de menos a mis abuelos. Y ante todo, me echo de menos a mí mismo, a esa parte ingenua y mágica que parece se quedó atrás, mirando a una pared en la oscuridad.

Todo ello aderezado de cierto escozor consumista disfrazado de buenos sentimientos.

Pero digo yo, al margen de tener más o menos razón, que estos sentimientos estén más o menos justificados o lo que sea… ¿qué gano yo con esto? Porque realmente no quiero pasar estas fiestas de un modo tan agridulce a priori o de puntillas, mirando hacia otro lado hasta llegar a la cuesta de enero.

Quiero reír y compartir ilusión como antes, pero no necesariamente con lo mismo de antes. Que las nuevas Navidades crezcan conmigo, porque en realidad la parte que se quedó atrás está muy presente, sólo que encorsetada por esa vocecilla represora que todos sabemos. Para acallarla, no hay nada como avanzar en otra dirección. ¿Pero cuál?

Por fortuna, he tenido la suerte de participar en primera persona en otra experiencia, con una familia que las vive como a mí me gustaría vivirlas: con alegría, pasión, risas y además grandes anfitriones. Y he de decir que han cambiado mi forma de pensar y de sentir estas fechas. Me he dado cuenta de que no basta con vivir para el 25, el 31 o el 6. Como casi todo en la vida, y más desde el coaching, hay que currárselo un poquito y si es con cariño, mejor que mejor.

Según lo que he vivido y observado, algunas claves para una Navidad con una magia muy real son sencillas:

1.- Empezar por permitirnos disfrutar de la Navidad, dar la bienvenida a la alegría de tu niño interior sin cortapisas. Por muy mal que estén las cosas, tenemos derecho a experimentar otras sensaciones, que precisamente nos puedan dar energía para nuevas experiencias más estimulantes. Empecemos por disfrutar el aquí y el ahora.

2.- Decorar la casa para la ocasión. Todo un ritual que puede compartirse la mar de a gusto. Desde poner el árbol hasta desenrollar los cables de las lucecitas intermitentes, pasando por el desfile de vips que pasean por el nacimiento. Es una forma de reactualizar nuestros recuerdos y crear nuevos. Decorar la casa según el gusto de cada uno, estimular nuestros sentidos para ayudarnos a conectar con la realidad de nuestros sueños.

3.- Escribir la carta a los Reyes Magos. Sí, como cuando tenías esos años. Explica que has sido bueno, o casi bueno, o que lo has intentado. Explica esos grandes planes que quieres para ti, para tu familia, tus amigos, y el mundo. Y además pide algo, ya de paso, para ti. Así se lo pondrás más fácil a los Reyes, para que practiquen su magia real del modo más práctico: atinando a la primera con algo que realmente quieres. ¡Te asombrará el juego que da la carta entre Reyes creativos!

4.- Vestirte bien para las grandes ocasiones. Ponte guap@, gústate. Cuando vas a una entrevista, tienes una cita o vas a algún evento importante, te arreglas. Te lo curras, muestras tu mejor cara. Pues aquí igual, no hace falta de ir de smoking o con un vestido de Dior. Tú ya sabes a qué me estoy refiriendo. Crea buen material para unas fotos wow!

5.- Aprovecha para sociabilizar cuanto puedas. Eso sí, pon límites tanto a la pereza como al exceso. Así podrás llegar a la cena de Nochebuena con las pilas cargadas a base de reencuentros energizantes, de los que salen más encuentros. Son buenas fechas para renovar amistades desde el entusiasmo genuino. Búscale el punto bueno incluso a los compromisos que te dan pereza. Esfuérzate en sacar tu alegría y verás cómo serás correspondido. Las sorpresas vienen en formas muy variadas, no sólo en los paquetitos de papel brillante.

6.- Sé un anfitrión atento y un invitado agradecido. Si cocinas bien, ofrécete. Y si no, ofrece tu ayuda. Aporta un algo de ti en la forma que mejor consideres, aunque sean tus sonrisas, tu escucha o algún brindis rico en palabras. Que tu presencia sume (o multiplique).

7.- Rodéate de los que quieres. En algunos casos será tan sencillo como enviar un whatsapp, en otros casos habrás de idear toda una campaña para hacer que alguien que está lejos vuelva como en los turrones Almendro. El esfuerzo merecerá la pena.

8.- Regala una parte de ti. Cada regalo es una oportunidad de demostrar a otra persona que realmente nos hemos esforzado en conocerla, y que estamos contentos de tenerla a nuestro lado. Personaliza tu regalo con algo que muestre además una parte de ti. Es una buena manera de honrar vuestro vínculo.

¿Qué haces tú para disfrutar el lado bueno de las Navidades?

Por mi parte, para el año que viene y con este blog por testigo, me comprometo a ponerlas en práctica con mi propia familia, amén de cualquier mejora que encuentre por el camino. Un poco de magia real que tanta falta hace, con el permiso de Harry Potter.

Y para acabar, como dice un amigo: felicidad todo el año, no sólo en Navidad.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: